domingo, 16 de mayo de 2010

A pesar de todo, final feliz

Categories: ,


Hoy a las 12 de la noche se ha bajado el telón de la presente temporada para los equipos inmersos en la lucha por estar en competición continental en el próxima curso. Tan solo veinte segundos han separado al Mallorca del sueño de la Champions League -obviando la resolución de la UEFA y el tema de la ley concursal-, pero a pesar de todo, el equipo balear pone su firma a un feliz final de liga. Las dudas e intercidumbres con las que comenzaron en el mes de agosto se fueron quedando atrás jornada tras jornada. Nadie apostaba por que los de Manzano aguantarían con esa regularidad hasta la jornada 38, y con razón. Pero todos nos equivocamos. El Mallorca, y en especial Gregorio Manzano, han mantenido vivas las esperanzas de un equipo que, verano tras verano tiene que enfrentarse al endémico problema de desmantelamiento de plantilla que acompaña al club desde hace varias campañas.

La trayectoria de Gregorio Manzano siempre ha estado marcada por sus altibajos a lo largo de la temporada, pero analizando a final del curso, cuando de verdad se deben hacer dichos análisis, extraemos la conclusión de que sus balances siempre han sido muy favorables. Un entrenador que vive en la cuerda floja campaña tras campaña,que siempre tapa las bocas de la mejor manera posible, y con un talante especial. Se puede entender -que no compartir- que se critique a Wenger por crear equipos que no dan títulos, también se puede entender -que no compartir- que se critique a Mourinho por jugar defensivo con una plantilla como la del Inter de Milán, pero lo que no se puede entender -ni compartir- es que se critique la labor desempeñada por el profesor a la hora de conformar plantillas.

En las últimas temporadas, los baleares han visto como, debido a una economía hecha para subsistir en la Primera División, jugadores de la talla de Ariel Ibagaza, Juan Arango, Fernando Navarro, Miguel Ángel Moyá, Dani Güiza o Jonás Gutierrez hacían las maletas. Cualquier plantilla de la categoría se habría resentido de gravedad con semejante cantidad de bajas, pero el Mallorca, de la mano de Manzano, ha ido volteando la situación y aprovechando los momentos oportunos. Se ha recuperado a un maltratado Aduriz desde el Athletic de Bilbao, se ha conseguido la mejor versión de un Borja Valero y además, el portugués Nunes se ha convertido en uno de los centrales más sobrios de la Liga, y se ha convertido a Mattioni, un desconocido jugador brasileño, en uno de los laterales con más progresión.

Cabe destacar, que a pocos días del cierre del mercado veraniego, el Mallorca no había cerrado la contratación de ningún jugador para su primera plantilla, hecho que otorga mayor grado de dificultad a la empresa. Las actuaciones de Manzano son comparables a cualquier obra de arte en la época moderna. La racha de victorias en el Ono Estadi en esta temporada merece un capítulo aparte, y la única nota negativa que se le puede poner al equipo a lo largo de la campaña es la irregularidad mostrada en los encuentros disputados lejos de la isla.

La figura del profesor siempre se ha mantenido inquebrantable, en las buenas, o cuando venían mal dadas. Nunca una palabra más alta que la otra, nunca una mal gesto de cara a la galería, discreto, coherente y fiel con sus ideales. Finalizada la temporada, parece que su figura se aleja del banquillo local del estadio balear. Gregorio Manzano remarcó una y otra vez que no se despedía del Mallorca, al menos todavía, pero muchas de las palabras que pronunció estaban impregnadas de nostalgia. "Siempre llevaré al Mallorca en mi corazón" afirmó el entrenador en la víspera del partido de hoy. "Este club es el que me lo ha dado todo, es parte de mi historia como entrenador profesional y estoy muy agradecido a todos", agregó con un tono que reflejaba su nostalgia por los momentos vividos. "Llegué un 14 de febrero y estábamos en descenso y ahora, en Europa", recordó orgulloso. El andaluz señaló que hoy se producirá "el final de un ciclo deportivo", y que por eso hay que "disfrutar", otra de las palabras que no se cansó de repetir ayer.

Pase lo que pase a lo largo de verano, la relación que se ha forjado ente el Mallorca y Manzano siempre será recordada en las islas. Al igual que el Mallorca permanecerá siempre su corazón, la impávida figura del profesor siempre tendrá un hueco especial en la afición bermellona.

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

2 Response to A pesar de todo, final feliz

16 de mayo de 2010, 2:38

Muy bueno el artículo. Me ha encantado leerlo.

Saludos!!!

16 de mayo de 2010, 12:13

Temporadón el del Mallorca este año, cualquiera hubiese apostado por que iban a ser un equipo que iba a luchar por la permanencia y no se han metido en Champions de milagro. Una pena la forma en que se produjo porque ahora la UEFA les parece hasta poco. Veremos a ver si no va precisamente al Sevilla el año que viene Manzano, aunque en otros clubes más grandes no tuvo suerte en su momento.

Un saludo

Publicar un comentario en la entrada