viernes, 30 de abril de 2010

Sergio Kresic: Un entrenador para el ascenso

Categories:

Sergije Krešić-Juric (apodado Sergio Kresic por el periodista José María García y nombre que adoptó tras nacionalizarse español) nació en Split, Croacia, el 29 de Noviembre de 1946 y es un trotamundos del fútbol. Lleva décadas trabajando en el fútbol español donde ha realizado la mayor parte de su carrera como entrenador. Se trata de un entrenador de los de la vieja escuela, de los de bigote y gabardina. Bajo un aspecto físico que asemeja una mezcla entre John Cleese y los gemelos de Tintín, se esconde el técnico más veterano que militó la temporada pasada en la Liga BBVA.

- Los inicios:

Durante la década de los años 80 fue entrenador de los equipos inferiores del Hajduk Split. Por sus manos pasaron futuras estrellas del fútbol croata como Robert Jarni, Igor Štimac, Alen Boksic, Zvonimir Boban, Slaven Bilic o Aljoša Asanović. En 1986 tuvo finalmente su oportunidad de entrenar provisionalmente al primer equipo tras la destitución del anterior entrenador.


En la temporada 1987-88 comienza su carrera como entrenador en la Liga española. Su primera parada en España fue Burgos, ciudad donde ya había estado como jugador una década antes. El Burgos CF, equipo en el que había militado Kresic como futbolista había desaparecido a causa de las deudas, pero en su lugar se había fundado un nuevo club, el Real Burgos, que para 1987 se había logrado abrir camino hasta la Segunda División. Con Kresic en el banquillo, el Real Burgos debutó en la categoría; el equipo no se reforzó lo suficiente, por lo que no obtuvo grandes resultados (puesto 13º), pero consiguió el objetivo primario de la temporada, la permanencia, por lo que Kresic fue renovado. En su segunda temporada en el equipo, Kresic acabó siendo cesado, aunque finalmente el Real Burgos salvó la categoría.

- Marbella y Mérida, la consagraciónde Kresic:

CA Marbella:

Se puede decir que Sergio Kresic escribió las páginas más brillantes de la historia de este desaparecido club andaluz; el Club Atlético Marbella. También cimentó buena parte de su prestigio como entrenador en España durante los años que entrenó al club de la Costa del Sol. En diciembre de 1989 llega al Atlético Marbella, equipo situado por aquel entonces en la Segunda División B y hundido con sólo 7 puntos en el fondo de la clasificación. Su actuación al frente del equipo fue notable, pero se vio incapaz de salvar la categoría debido a la desventaja con la que partía el equipo. El club llegó a la última jornada con posibilidades de salvación, pero un empate el último partido contra el Salud, fallando además Diego Quintero un penalty, mandó al equipo andaluz a la Tercera División.

El club, sin embargo, renovaría su confianza en Kresic para intentar el ascenso. La temporada siguiente (1990-91) Kresic planifica toda la plantilla desde el inicio y el Atl. Marbella queda primero del grupo IX de Tercera División, batiendo todos los registros (equipo más goleador, menos goleado, más victorias y menos derrotas) y en la liguilla de ascenso consigue el ascenso a Segunda División B. En la temporada 1991-92, el club se plantea mantener la categoría, pero ante el buen comienzo, el Atl. Marbella se coloca en los primeros puestos de la clasificación y acaba la temporada como primero y consigue el ascenso a Segunda División, tras empatar el último partido ante el Yeclano y quedar primero en la liguilla de ascenso. Kresic se convierte así en el técnico que lograba el primer ascenso de la historia del Atl. Marbella a Segunda División.

En la temporada 1992-93, el Atl. Marbella debuta en la Segunda División y Kresic sigue confiando en los jugadores base que les llevaron ascender desde Tercera como Leal, Pacheta, Loren, Olías, Lozano, Quintero, Sousa, Chaparro, Momparlet… junto con algunos fichajes como los de Armando, Esteban, Tilico o Juric. Tras un comienzo digno, situándose en la mitad de la tabla, el Atl. Marbella se coloca entre los cuatro primeros de la clasificación faltando siete partidos para finalizar la temporada. El entonces alcalde de Marbella, Jesús Gil, decide primero apartar a Sergio Kresic y a continuación cesarle como entrenador del primer equipo. Todo ésto afectó a la plantilla y el Atl. Marbella terminó la temporada en mitad de la tabla, habiendo estado muy cerca de conseguir el ascenso a la Primera División.

A pesar del cese, para entonces ya habia ganado prestigio como entrenador y varios equipos se hab¡an fijado en el. Finalmente, el Betis, con el apremio histórico de regresar a Primera, fue su destino en la temporada 1993-94. Pero la historia se repitió en Sevilla y fue cesado después de la 26ª jornada, tras perder ante el Toledo (habia salvado dos ultimatums anteriormente), cuando el equipo estaba en la cuarta posicion de la tabla y después de haberlo clasificado para semifinales de Copa del Rey dejando en la cuneta al F.C. Barcelona de Cruyff. Su sustituto, Lorenzo Serra Ferrer (que hizo un magnífico trabajo a partir de entonces en el club verdiblanco) fue quien se llevó todas las alabanzas por el ascenso a Primera pese a que buena parte del mérito fuera de Kresic.


CP Mérida:


Pero Sergio Kresic no tardó demasiado en tocar la gloria que consiguió como entrenador del Atl. Marbella. La temporada siguiente (1994-95) ficha por el Mérida que había ascendido a la Segunda División cuatro años antes. “He venido aquí a trabajar para conseguir algo grande. El trabajo bien hecho siempre da buenos resultados". Kresic pronunció estas palabras en el verano de 1994, cuando se hizo cargo del equipo. Meses después todos comprobarían que esas frases tenían un carácter premonitorio. Efectivamente, el Mérida realizó una temporada espléndida a base de un trabajo serio y riguroso, tanto en el campo como en las oficinas.

Si en Marbella y Sevilla no le dejaron rematar la faena, Sergio Kresic pudo trabajar a su gusto en el club extremeño. El Mérida hizo una importante inversión económica y puso en sus manos un potencial humano de indudable calidad y solvencia para la categoría. Los resultados fueron espectaculares: el Mérida acabó primero en la clasificacion, consiguiendo el ascenso tres jornadas antes de la conclusion del campeonato, fue el equipo menos goleado, no perdió ni un sólo partido en casa (algo que no ocurria desde la temporada 1981-82, cuando el equipo militaba en Tercera Division) y alcanzó el récord que ostentaba el Castellon como equipo menos goleado en la historia de la Segunda División. El Mérida permanecería invicto en su campo desde el 23 de abril de 1994 hasta el inicio de la temporada 1995-96, siendo el primer equipo extremeño que alcanzaba la Division de Honor en toda la historia.

En su estreno en Primera División el Mérida no pudo salvar la categoría a pesar del buen trabajo de Kresic que estuvo en todo momento respaldado por la directiva emeritense. El Mérida acabó la temporada como 21º clasificado (en un año que la Primera División estuvo formada por 22 equipos) a sólo 3 puntos de la permanencia. Pero a pesar del descenso, la directiva y los aficionados siguieron confiando en Kresic tras el buen hacer del croata para devolver al equipo a la máxima categoría.

Tras un inicio dubitativo Kreisc fue cesado en mitad de la temporada 1996-97 pese a que el equipo finalmente conseguiría un nuevo ascenso como campeón de la Segunda División de la mano de Jorge D’Alessandro. Años más tarde, José Fouto, presidente de aquel Mérida, confesaría acerca de Kresic en una entrevista que "es un grandísimo entrenador y un duro trabajador; el mejor técnico que he tenido", a pesar de que llegó a destituirle con algún que otro remordimiento como lo demuestra el que también reconociese que fue "mi mayor error en los 23 años que llevo en el fútbol".

- Permanencias, ascensos y destituciones...

En la temporada 1997-98, con cinco jornadas de Liga disputadas, el Valladolid estaba hundido en la cola de la clasificación con cero puntos. El entrenador del club vallisoletano Vicente Cantatore fue destituido y Kresic remedió la catástrofe consiguiendo la permanencia. Siguió una temporada más con el Vallodalid, pero a la siguiente no le renovaron el contrato. En 1999 la UD Las Palmas le propuso hacerse cargo del equipo con el objetivo del ascenso, oferta que sus colaboradores preferían que desestimase y que Kresic aceptó argumentando que “los equipos que no ascienden son aquellos que lo tienen todo para jugar en Primera”.

El paso de Kresic por el equipo canario fue brillante. Consiguió el ascenso como campeón de la Segunda División devolviendo a Las Palmas a la máxima categoría 12 años después y logró la permanencia en la siguiente temporada (2000-01) con muchísima solvencia tras terminar como 11º clasificado de Primera División. El gran papel realizado le valió al técnico hispano-croata la contratación por un equipo de mayores aspiaciones y el año siguiente firma por el RCD Mallorca. Sin embargo, no pudo cumplir con las expectativas en el conjunto bermellón, que coqueteó todo el año con el descenso salvándose en el último partido y siendo Kresic destituído a falta de dos jornadas para que concluyera el campeonato.

Pasaría la siguiente temporada en blanco y su próximo destino sería el Recreativo de Huelva del que se hizo cargo a mitad de la campaña 2003-04. A su llegada encontró un equipo en una pésima situación, posicionado en la parte baja de la tabla y al que logró colocar en la zona alta como 6º clasificado. Kresic regresó a la capital del Pisuerga la temporada siguiente (2004-05) para firmar por el Real Valladolid, al que ya había dirigido entre 1997 y 1999, con el objetivo de que recuperase la plaza en Primera División que había perdido el año anterior con Fernando Vázquez al frente. Pero la paciencia de la directiva se agotó tras una racha de seis partidos sin lograr una victoria y Kresic fue destituido a mitad de temporada, su sustituo tampoco conseguiría el objetivo de los blanquivioletas que terminaron el año a 13 puntos del asceno. En 2005-06 Kresic se marcharía a dirigir a otro equipo con el ascenso por objetivo: el Real Murcia, que había descendido de Primera dos años antes de su llegada. Pero de nuevo Kresic tuvo que abandonar su cargo antes de tiempo finalizando el Murcia la temporada en mitad baja de la tabla.


Actualidad:

Tras las últimas decepciones en suelo español Kresic decidió regresar a su país de origen para dirigir al equipo que le vio nacer como futbolista y entrenador, el Hajduk Split croata. Tampoco gozó de su suerte en su vuelta a casa y antes de finalizar el año 2007 Kresic sería relevado como entrenador del Hajduk Split por su ex-pupilo Robert Jarni. La temporada pasada regresó de nuevo a la liga española a cargo del CD Numancia sustituyendo a Gonzalo Arconada, técnico que consiguió el ascenso con los sorianos y que ponía rumbo a Almería. Hasta hace apenas dos semanas, Kresic militaba en la U.D Las Palmas en su segunda aventura en el club, pero el pasado 12 de este mismo mes fui destituido.

- Trabajador Sincero, un sentimental pragmático, la estrella es el equipo:


"Odiará que le haga esta pregunta", le abordó un periodista en la primera entrevista que concedió a su llegada a Las Palmas. "¿Cómo dice?", interrumpió Sergio Kresic. "No conozco el odio. Voy recto por la vida y cuando algún sinvergüenza se da cuenta de que sigo el mismo camino termina apartándose". Fiel a esa máxima, Sergio Kresic es uno de los pocos entrenadores que independientemente de los exitos y fracasos siempre ha mantenido una relación cordial y ha dejado un grato recuerdo entre los periodistas, directivos y aficionados de los equipos por los que ha pasado (con la salvedad del fallecido y siempre controvertido Jesús Gil en su época con el Marbella). En su palmarés figuran cinco ascensos con tres equipos (Marbella, Mérida y Las Palmas), varias permanencias y una campaña en la que llevó al Betis a las semifinales de Copa del Rey en 1994.

Para Kresic es fundamental el trabajo y opinión de sus hombres de confianza y desde 1994 ha contado en todos los equipos por los que ha pasado con el mismo segundo entrenador, Diego Quintero, y el mismo preparador físico, Zósimo San Román. Quintero era jugador del Marbella cuando Kresic logró ascender al equipo malagueño a Segunda por única vez en su historia; mientras que San Román se unió al cuerpo técnico cuando ambos se hicieron cargo del Mérida y lograron otro ascenso histórico. Ambos resaltan del entrenador su extrema fidelidad. Kresic es tan fiel con ellos como con sus principios. Es hombre de club y muestra una reserva sin fisuras sobre cualquier conflicto interno en cualquier entidad. Se erige en escudo de los jugadores en situaciones críticas. Unas veces lo hace con declaraciones directas, como en el caso del ex mallorquinista Pablo Lago, cuando sufría críticas generalizadas. En otras ocasiones no ha dudado en entrar al trapo contra el sector más hostil de la prensa para ser el centro de los ataques, dejando en un segundo plano tranquilizador a la plantilla. Entre el personaje público y la persona media un abismo.

Como técnico le caracterizan decisiones que lleva hasta sus últimas consecuencias, como no permitir que los jugadores descartados que no encuentran salida se entrenen con el equipo. Sobre Kresic cuelga la etiqueta de entrenador especialmente obsesionado con la eficacia defensiva. Aunque él dice que lo que hace es adaptarse a la plantilla con la que trabaja. No se esfuerza en hacer declaraciones buscando popularidad. Con respecto a la cantera, repite hasta la saciedad que en su equipo jugarían los más adecuados en cada momento, sin tener en cuenta el pasaporte ni la raza. Sin ir más lejos, en su época en Las Palmas hizo debutar a jugadores que posteriormente se hicieron un hueco en Primera División como Jorge Larena, Guayre (traspasado al Villarreal por 6 millones de euros), Ángel o Carmelo (a quien hizo debutar con 17 años en el Bernabéu).

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

1 Response to Sergio Kresic: Un entrenador para el ascenso

30 de abril de 2010, 19:27

Nunca ha sido un entrenador que me llamase mucho la atención. Aunque también es verdad que siempre ha sido un entrenador de perfil bajo (y sus equipos han sido los que han sido).
Pero bueno, nunca ha conseguido asentarse, nunca ha estado más de 2-3 años en un sitio, y en eso creo que tiene mucho que ver que sus resultados nunca han sido como para echar cohetes. Hay entrenadores que con un equipín modesto tienen algún año espectacular y en el que se convierten en la revelación del fútbol español, pero Kresic nunca lo ha logrado.
Como verás, poca simpatía por mi parte hacia el croata. Eso sí, grande la UD Las Palmas de Guayre, Jorge y Carmelo. Tres jóvenes que se iban a comer el mundo...y ¿dónde están ahora?

Esta última sería una pregunta retórica sino fuese porque no tiene ni idea de dónde dos de esos tres. Aunque mientras escribo me he tomado la molestia de consultar la Wikipedia para ver que han vuelto a Las Palmas. Casos curiosos los de estos dos.

PD: Ya que últimante pides brainstormings para inspirarte, aquí tienes mi idea/petición: escribir algo sobre los muchos futbolistas (¿españoles?) que se iban a comer el mundo y se quedaron en el camino: Jorge, Guayre, Nano, Portillo, etc. ;)

Publicar un comentario en la entrada