sábado, 17 de abril de 2010

La cara y la cruz

Categories: , , ,

Extraño es que Guardiola no dijera en la previa aquello de "este es el partido más importante de la temporada", porque sin duda era uno de los vitales. Ganar en Cornellá hubiese supuesto un golpe total y dejaría sentenciada la liga en favor de los azulgrana. Si hoy el equipo catalán hubiese sumado los tres puntos (contando con que ganará contra Xerez, Tenerife y Valladolid en casa), solo le hubiese quedado vencer al Villarreal o al Sevilla en sus estadios para terminar con uno de los campeonatos más peleados de la historia. Pero no consiguieron ganar y ahora, aunque todavía dependen de si mismos, se complica mucho el título.

En la primera parte pudimos ver a un Barça contranatura, sin conseguir tener el balón y maniatado ante un Espanyol que practicó un fútbol muy inglés (haciendo gala de un estadio precioso, muy parecido a los de las islas), de intensidad total, rápidos ataques y fútbol directo. Estaba claro que este partido suponía algo muy especial para los periquitos, que dieron todo lo que tenían dentro durante los noventa minutos ante un Barcelona incapaz de crear fútbol. Esto se debió, en parte, al gran plan diseñado por Pochettino para secar a Xavi, consiguiéndolo a la perfección y anulando así el juego de su rival.
Sin el de Terrasa, el vigente campeón tuvo que recular para intentar evitar una y otra vez las envestidas de un Espanyol soberbio que en la primera mitad mereció irse por encima en el marcador y que si no fuera por Victor Valdés, espléndido un día más, lo habría conseguido. Es de alavar el carácter que mostró el cuadro blanquiazul, pero también criticable el hecho de que no salgan así en todos los partidos. El equipo periquito mostró hoy su mejor cara compitiendo de tú a tú con el mejor equipo del mundo y poniéndole en serios apuros. Después de este encuentro creo que nadie duda de que si el equipo se tomara así el resto de encuentros, estaría luchando por cotas mucho más altas.
La alineación del Barça tampoco ayudó. Con Maxwell de extremo nunca creó peligro por esa banda y Messi era un islote arriba que no contaba con su socio favorito, tapado a la perfección por los centrocampistas del Espanyol. Además, Pedro tampoco aportó nada y Touré ralentizaba el juego cada vez que el balón pasaba por sus pies. Lo único realmente destacable fue el partidazo de Piqué, recuperando el nivel de la temporada pasada en estos últimos partidos, y el ya mencionado Victor Valdés.

En la segunda la cosa cambió, el cuadro culé se fue haciendo poco a poco con el esférico y su juego creció. Sin embargo, la falta de profundidad en las bandas y la ausencia de un delantero centro facilitaron mucho las cosas a la defensa local, que nunca pasó demasiados problemas y le dio una tarde muy tranquila a Kameni. Los tres meses y medio que lleva el Espanyol sin encajar un gol en casa es algo muy destacable, muestra del buen trabajo defensivo del equipo y de la seguridad que muestra en su estadio.
Los cambios en el equipo azulgrana tampoco fueron los mejores y el Barça no consiguió crear peligro. Keita no cambió en exceso lo hecho por Touré y Henry demostró una vez más que está muy lejos de ser ese hombre que marcaba diferencias la temporada pasada. El francés pasa seguramente por su peor momento desde que es futbolista y parece que cada día le queda menos en el equipo. Sin duda alguna, la banda debe de ser una prioridad a reforzar de cara verano.
Tras la expulsión de Alves ocurrió ese extraño suceso que a veces cambia los encuentros. El Barça pasó a jugar mejor con diez que con once, Busquets retrasó su posición y junto a Pique ofrecieron una salida mucho más limpia de balón, lo que permitió a Xavi aparecer más en el choque. Con Henry de delantero fijando a los centrales, Messi pudo moverse mucho más por todo el campo y el peligro empezó a llegar. Nadie puede entender que el argentino se quedara en la posición de '9' durante 70 minutos cuando los centrocampistas estaban tan pendientes de Xavi y en la banda izquierda espanyolista se encontraba Dídac, un lateral que mostró buenas maneras pero que no deja de ser un novato en Primera División.

Del partido se pueden sacar muchas conclusiones. Por ejemplo, que el Espanyol es un equipo tremendamente competitivo cuando lo pone todo sobre el campo. Que tapar a Xavi puede decidir un partido, en el Calderón estuvo cubierto por Assunçao y el Barça perdió, hoy ha ocurrido lo mismo y el cuadro catalán se deja otros dos puntos. Que Messi no puede jugar como 9 referente porque sin espacios no es un jugador tan desequilibrante. Que Maxwell no es extremo y que no crea peligro cuando actúa ahí. Que Bojan debe estar muy por encima de Henry en la lista de preferencias por mucho que haya sido el francés.
Podría seguir porque el partido del Espanyol ha sido brillante y el del Barça bastante deficiente, pero basta con decir ambos equipos han hecho un trabajo muy diferente. Seguro que Mourinho habrá tomado nota.

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

No Response to "La cara y la cruz"

Publicar un comentario en la entrada