miércoles, 7 de abril de 2010

Robben decide una vez más

Categories:

El Bayern de Munich consiguió dar la sorpresa y eliminó a un Manchester United que duró exactamente 50 minutos, los que tardó en quedarse con diez y entregar el partido a un equipo alemán que fue muy inferior en la primera mitad pero que supo rectificar en la segunda gracias a su entrenador, el holandés Louis Van Gaal, que le volvió a ganar la partida a Ferguson en lo que fue, sin duda alguna, uno de los partidos del año.

Y eso que el choque no pudo empezar mejor para el cuadro red. No habían pasado ni siquiera tres minutos cuando Gibson, invitado sorpresa al baile, adentaba a los suyos con un disparo en el que se abrió el primer interrogante para debatir en otra ocasión, ¿Es Butt portero para un equipo que pretende pelear por la Champions? En mi opinión, no.

Más significativo fue el segundo tanto, pocos minutos después. El efecto Rooney clave. La importancia del inglés demostrado en una jugada. Efecto de pánico y fijación de los centrales. Motivación, seguridad y confianza al Manchester. Rooney al 50% lo cambia todo. Lahm se preocupa de él y deja a Nani entrar solo. En el otro lado, Valencia baila a Badstuber en un aperitivo de lo que serían los siguientes cuarenta minutos.

Llegábamos al primer cuarto de hora y ya se podían vislumbrar varias cosas;

1. Un Bayern superado por los acontecimientos que ni siquiera pisaba el área del United. Robben y Ribery, llamados a ser decisivos, no aparecen.

2. Intensidad Premier. El United lo da todo, la muestra es ver a un Rooney tocado tirándose por los suelos a por todos los balones. El Bayern, en contra, parece no saber lo que se está jugando.

3. Los mejores momentos de Van Bommel y Schweinsteiger son recuperaciones de balón, no creación del juego alemán. Significativo de lo que está siendo el encuentro.

4. Presión del Manchester en el área rival y el Bayern incapaz de salir.

En el punto 4 nace otra de las claves del choque. A Rooney se le tuerce el tobillo y no puede continuar con la presión asfixiante sobre Demichelis y Van Buyten. El Bayern va pisando campo red, Olic tiene la primera gran ocasión y falla. Mario Gómez y Klose lo ven desde el banquillo.
Un minuto después Nani mata tras otra acción de Valencia por la derecha. El gol viene de un saque de banda, algo que no se puede permitir en Cuartos de Final. Seguro que Van Gaal lo verá mil y una veces y seguirá sin explicarse como han podido conceder un gol así. Por suerte para sus jugadores, el Bayern ha podido pasar pese a esa jugada.
De nuevo el gol viene por la derecha, otra vez Valencia le gana la partida a Badstuber, central reconvertido a lateral y que se perderá el partido de ida frente al Lyon por acumulación de tarjetas. Visto lo visto esta noche, no sé si eso es del todo malo para el conjunto bávaro. El partido del chaval ha estado apunto de costarle la eliminación al Bayern por la inteligencia de los atacantes locales. El United encontró un hueco y lo aprovechó, en cambio Ribery parecía no darse cuenta de que en su duelo con Rafael estaba el partido. El lateral brasileño ya empezaba a gestar su noche negra con dos acciones que serían decisivas en el porvenir del partido. Primero, haciendo una falta estúpida en área rival que le valió la primera tarjeta y que dejó en evidencia su inexperiencia. La segunda, al no saber llevar una contra que podría haber sentenciado el choque.

Con todo esto, un error defensivo del United propicia el gol de Olic y poco más tarde Robben está apunto de poner la eliminatoria del lado alemán con una genialidad. Van der Sar, desacertado en el tanto del croata, salva a su equipo. La primera parte nos dejaba un United espléndido y un Bayern horrible en todos los aspectos. Aún así, 3-1 y todo por decidir.

El objetivo del Bayern en la segunda mitad tenía que estar claro; controlar el partido, tener la pelota, meter al United en su área (sin descuidarse ante posibles contraataques) y potenciar el juego de bandas en busca de desborde (Ribery-Robben con el condicionante de la tarjeta a Rafael) y juego aéreo, más aún con la entrada de Mario Gómez.

Dicho y hecho. Primera aparición de Ribery en todo el partido y el United se queda con uno menos. Rafael completa su noche negra con otra acción de novato. Ferguson se equivoca utilizando a un chaval que ya demostró en Milan que todavía no está para la Champions. Promete cosas, es hábil en transición ofensiva, elige bien cuando tiene que subir al ataque y es bueno en la toma de decisiones. Pero debe aprender muchas cosas, una de ellas a jugar este tipo de partidos. No puedes provocar una tarjeta tan tonta como la primera en un encuentro de tanta importancia y con tanto tiempo por delante.

Tras la tarjeta roja el Bayern controla el choque pero sigue sin intensidad ni concentración. Esto queda visible en dos acciones;

1. Contragolpe que deja a Nani en mano a mano contra Butt. Tal y como estaba el partido, el meta alemán debería estar adelantado, como si fuese el líbero del equipo para despejar ese tipo de balones. No lo está y el extremo portugués no sentencia la eliminatoria por centímetros.

2. Córner sacado por Nani y rematado por Carrick que está completamente solo en el punto de penalti. Cosas como esas te privan de continuar en la máxima competición europea.

Otra de las claves del choque. Rooney no puede más y Ferguson decide meter a O'Shea en su lugar. Fletcher vuelve al centro del campo y Nani ocupa la posición de delantero mientras los 9 restantes se encierran en su área. Planteamiento equivocado, estaba claro que el Bayern tarde o temprano iba a hacer gol.
Pese a ello, el equipo de Van Gaal no cuelga el primer balón al área hasta el minuto 68, cuando Mario Gómez cabecea por encima del larguero. El Bayern no se debía obcecar con esa vía, pero sí tenerla en cuenta.
De todas formas, no voy a ser yo quien le diga a este equipo como debe jugar en una situación complicada. En la fase de grupos contra las cuerdas y victoria en Turín. En Octavos contra las cuerdas y golazo de Robben en Florencia. En la Ida contra las cuerdas y remontada in extremis. Muestras de equipos con carácter. Solo faltaba ver cuanto tardaba el equipo bávaro en romper la red de Van der Sar.

Y tardó poco. Eso sí, sin dejar lugar a la sorpresa, una vez más fue Robben quien decidió el choque. Córner larguísimo y teóricamente fácil de defender. Los jugadores del United lentos tanto posicional como defensivamente. Algo de lo que carecia el Bayern durante todo el partido (concentración e intensidad) le da la eliminatoria y el pase a semifinales por carencia, esta vez, del Manchester.

Los cambios se suceden por los dos equipos con objetivos bien diferentes. Van Gaal sigue ganándole la batalla a Sir Alex. El cambio de Robben por Altintop permite al Bayern tener el control del partido. El turco, espléndido desde su entrada, maneja el tempo del encuentro, aguanta el balón, combina bien con los delanteros y da aire a todo el equipo.
En el de Olic por Pjanic también acierta. Pese al gran trabajo en esta segunda mitad del delantero croata, su sustituto se convierte en una pieza más en el centro del campo alemán, ganador del duelo frente a Gibson y Fletcher, hundidos ya y sin la ayuda del substituído Carrick.

En los minutos restantes el centro del campo del Bayern se ve seguro con las nuevas incorporaciones y le gana el balón a un United partido en dos desde la expulsión de Rafael. Así terminaba una eliminatoria en la que sin duda las decisiones de Ferguson han sido vitales en el devenir de la misma. Tanto en Alemania (donde sus cambios estropearon un encuentro que tenía ganado) como aquí ha hecho más mal que bien a su equipo. La expulsión de Rafael la vería hasta el peor de los analistas antes de que ésta se produjera y ha acabado siendo clave, como era de esperar.

Inglaterra se queda sin ningún participante inglés en semifinales, algo que no ocurría desde hacía seis años. De todas formas, no es síntoma de nada, tienen la mejor liga del mundo y suerte que nosotros la podemos disfrutar. La Premier, con Arsenal, Chelsea y United centrados únicamente en ella, se prevée como una de las más emocionantes de la historia.

Picho.

Spread The Love, Share Our Article

Related Posts

1 Response to Robben decide una vez más

8 de abril de 2010, 11:42

Buen post. Ánimo con tu blog y gracias por tus palabras. Saludos

Publicar un comentario en la entrada